Introducción

INTRODUCCION

La vacunación es un acto primordial para favorecer la salud individual y colectiva potenciando ambas y prueba de ello son las enfermedades erradicadas o en proceso de erradicación a través de las vacunaciones, además del importantísimo descenso de la morbilidad y mortalidad de un gran número de enfermedades prevenibles mediante la vacunación.

Los profesionales de enfermería cumplen hoy en día una función primordial e insustituible en los procesos y programas de vacunaciones. Nuestro papel es muy importante; no nos puede ser ajeno nada relacionado con ellas. Tenemos que estar al corriente de cada novedad y actualización para poder atender con total garantía a toda la población.

La actividad vacunal requiere experiencia, formación, confianza y seguridad, ya que no solo está dirigida a niños de corta edad sino que cada vez más va dirigida a adultos (vacunas para toda la vida) y requiere dar respuesta a los padres de los niños y a los adultos, que preocupados nos hacen participe de sus inquietudes con sus preguntas.

Las personas con enfermedades de base que requieren un cuidado continuado, tienen mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves tras la infección de la mayoría de las enfermedades inmunoprevenibles, incluso aquellos pacientes que pueden ser considerados inmunocompetentes, como es el caso de personas con enfermedades crónicas como Cardiovasculopatías, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, Diabetes, Hepatopatías Crónicas y otras patologías crónicas.

La mayor supervivencia de estos pacientes en las últimas décadas obliga a una adaptación de sus calendarios de inmunizaciones que deben incluir no sólo las vacunas sistemáticas recomendadas por la edad, sino también aquellas inmunizaciones indicadas por su patología de base.

Dentro del campo de las vacunaciones, los profesionales de enfermería cumplen con las cuatro funciones propias de nuestra profesión:

  • Administradora: Conservación y manipulación de las vacunas, Gestión de los residuos vacunales, Registro del Acto Vacunal.

  • Asistencial: Valoración de la Necesidad de Cuidado, Preparación de la Administración, Administración de la Vacuna.

  • Docente: Información y formación entre iguales (enfermeros/as) y a la población, Educación para la Salud a la población.

  • Investigadora: Evaluación y Análisis de coberturas, Reacciones adversas, Técnicas de Administración de los preparados vacunales, etc.

Otro aspecto fundamental es la integración de los programas de vacunaciones dentro del proceso de atención de enfermería, considerándolo un proceso clínico-asistencial, es decir un conjunto de actividades de los proveedores de la atención sanitaria, (nosotros) que tiene como finalidad incrementar el nivel de salud y el grado de satisfacción de la población que recibe los servicios.

Podríamos definir el ACTO VACUNAL como el conjunto de procesos, protocolos y técnicas que se aplican desde el momento en que se recibe al usuario del sistema sanitario demandante de una actuación en relación con las vacunaciones hasta el momento en que se ha completado esta actuación. El acto vacunal es un acto complejo que requiere amplios conocimientos en los profesionales que han de gestionarlo.

PORQUE UN CONGRESO PARA PROFESIONALES DE ENFERMERÍA

Tal como se ha mencionado en la introducción, el proceso de atención de enfermería en el acto vacunal es propio de nuestra profesión enfermera.

También la gestión de los programas de vacunación esta desempeñada en su mayoría por profesionales de enfermería, que gestionan las cuatro funciones propias de nuestra profesión: Administradora, Asistencial, Docente e Investigadora.

La complejidad de este proceso debida a los numerosos cambios que se producen, a la necesidad de que todos los profesionales de enfermería que participan en los programas reciban una formación actualizada y adecuada hace que sean necesarias puestas en común que nos ayuden a mejorar nuestra formación.

También es necesario que se profundice en la importancia de la información y educación para la salud que el profesional de enfermería debe ofrecer a la población que atiende y cuida. En gran manera, el resultado de la intervención puede verse influenciada por la postura del profesional de enfermería y de que este cuente con la información científica actualizada basada en el conocimiento científico actualizado.